FITO-INHALACIÓN

Durante la fito-inhalación, se inhalan agentes activos vegetales con ayuda de un vaporizador. Puede hacerse para autotratamiento médico o para el simple disfrute de hierbas o sustancias aromáticas. La fito-inhalación no produce humo y los vapores contienen exclusivamente los agentes activos concentrados de las plantas.

Cómo funciona?
El material vegetal (phyto) se calienta con un vaporizador, los agentes activos se evaporan y son inhalados. A diferencia de los métodos de administración convencionales, como fumar e incensar, durante la fito-inhalación no se origina humo, por lo tanto, los vapores no contienen sustancias nocivas sino exclusivamente agentes activos. Los pulmones los absorben de modo rápido y eficaz y llegan inmediatamente a la circulación sanguínea. El efecto es perceptible en solo unos pocos segundos y, de este modo, la dosificación es muy sencilla. Durante la fito-inhalación solo se necesita un tercio de la cantidad de planta que se necesita al fumar. La fito-inhalación es un auténtico placer para los pulmones y las vías respiratorias. La inhalación de agentes activos es sumamente agradable, puesto que los vapores calientes que los contienen se mezclan con el aire fresco y frío. La temperatura del vapor inhalado es similar a la temperatura corporal. Puesto que el vapor inhalado con un vapman no contiene sustancias tóxicas de ningún tipo, su sabor resulta además genuino y auténtico.

Qué puede vaporizarse?
Pueden vaporizarse todas las sustancias naturales que ebullen sin descomponerse. Este es el caso de todas las plantas conocidas. Para la vaporización se utilizan distintas partes de la planta, dependiendo de la misma, pueden emplearse desde las flores hasta las raíces. Las mezclas de plantas también son adecuadas para la inhalación. Para obtener información sobre los efectos y el uso de las plantas medicinales es aconsejable consultar a un especialista o la adecuada literatura especializada.

Qué más debe tenerse en cuenta?
El material herbáceo debe estar seco y cortado fino para que los agentes activos se calienten lo más rápidamente posible. El punto de ebullición de los agentes activos vegetales está entre aprox. los 110°C y los 230°C. Durante la fito-inhalación es aconsejable calentar el material lentamente y prestar atención a que los ingredientes que se van a inhalar no se calienten en exceso. Durante la inhalación se percibe rápidamente si se liberan sustancias activas o si ya se han consumido. Compruebe los ingredientes después del uso: pueden haber tomado una coloración ligeramente marronosa, pero no deben estar negros ni quemados. Deben tener el color de las nueces tostadas.